domingo, 27 de marzo de 2011

Pequeña clasificación de personas molestas que uno se cruza en las veredas

Caminar por el centro de la Ciudad de Buenos Aires un día hábil nos significará necesariamente cruzarnos con una increíble variedad de individuos. Muchos de estos individuos que caminan por las veredas de esta ciudad se dedican exclusivamente a hacer más pesada nuestra caminata; no tienen otra función en la vida. Si a esta situación le sumamos los puestos de diarios, flores y veredas rotas, el centro porteño levanta el nivel de stress de cualquier caminante.
A los fines de agruparlas, clasificaremos a los más molestos tipos de caminantes en los siguientes grupos:
* Los fumadores: Esta clase de individuos suele caminar delante nuestro por las angostas veredas porteñas. Se caracteriza por dos hechos: 1) exhalar su humo con viento en contra, lo que implica que el humo vaya directo a nuestras caras, y 2) frenarse de golpe para encender su cigarrillo, lo que acarrea que uno se lleve al tipo puesto porque no se dignó a ponerse a un lado.
* Los que mandan mensajitos de texto mientras caminan: Esta clase de sujetos jamás dirigirá su mirada hacia adelante. Siempre sus ojos están apuntando hacia abajo, donde su celular parece tener un imán de pupilas. Suelen causar que un montón de personas se vean obligadas a esquivarlos sin que se den por enterados de que el resto del mundo los odia, toda vez que para ver la expresión de odio de alguien es necesario mirar a la cara de esa persona.
* Los consumistas: Este grupo se caracteriza por estar caminando siempre del lado cercano a la calle, pero -de repente y sin que nadie lo espere- se cruzan toda la vereda para ver una vidriera en la que vieron una prenda que les gustó. Por supuesto que en ese cruce molestarán a todos los transeúntes posibles, pero eso no importa, ya que hay unos zapatos "divinos baratísimos" que justifican joderle la vida a todos.
* Las corchitos: Se trata de damas mayores de 50 años y menores de 1.60 mts. Una de sus características diferenciales es la de tener pelo corto y caminar medio chueco. Suelen utilizar una velocidad inferior al medio kilómetro por hora y retrasan la caminata de todos los que nos encontramos detrás.
La combinación de las corchitos con fumadoras es -tal vez- la más molesta de todas.
* Los grupos de adolescentes: Suelen irse empujando entre ellos y la palabra "boló" (boludo) es casi lo único que se escucha en su conversación. Sus risas suelen ser especialmente molestas y suelen hacer chistes sobre el resto de las personas que caminan por la calle, pensando que son tan inteligentes que uno no nota de quién hablan.
¿Me olvido de algún grupo? Colaboren aportando en el sector "comentarios".

jueves, 24 de marzo de 2011

Tal vez

Tal vez este espectro retorne al mundo blogueril. Pero necesito saber que al menos cinco de ustedes todavía están por acá. Cinco personas, cinco granitos de arena, para reconstruir el imperio de lo que alguna vez fue un blog muy visitado. ¿Cuento con esa base o ya no tiene sentido intentarlo?