sábado, 14 de mayo de 2011

Echale la culpa a Disney.

Hace algunos días, mientras perdía mi tiempo en Facebook, me topé con el nombre de un grupo realizado por mujeres y que tenía por nombre "Culpo a Disney de mis altas expectativas en cuanto a hombres". Me pareció simplemente genial.
Son varias las generaciones de mujeres las que han crecido viendo películas tales como "Blancanieves", "La bella durmiente", "La Cenicienta", "La sirenita", o -más actualmente- la saga de las princesas. Ahora bien, un factor común en todos estos títulos es que la protagonista termina teniendo una vida feliz junto con un tipo fachero, fuerte y generalmente rico.
Años y años tiene Disney metiéndole en la cabeza al género femenino que existe la posibilidad de que un Príncipe venga en su caballo blanco a rescatarlas de su sufrimiento. Y creo que, de alguna manera, ello tiene su correlato en lo que muchas mujeres esperan de los hombres.
Por otra parte, no debemos olvidar que -excepción hecha del jorobado de Notre Dame y la bestia- los personajes de Disney que padecen de algún defecto físico o sin simplemente feos, son a la vez malvados.
Un muchacho promedio, común, suele estar un poco lejos de medir 1.90 mts., tener sus cabellos dorados manteniendo siempre un perfecto peinado, músculos perfectamente proporcionados y algún que otro castillo donde vivir felices por siempre. Asimismo, esos imaginarios protagonistas masculinos suelen desvivirse por las hasta entonces sufrientes damas, al extremo de que -por ejemplo- lucharán contra un dragón o malvadas brujas (feas, por supuesto) para rescatarlas.
Es en ese momento cuando la realidad se choca con la expectativa. Nosotros, los hombres, tenemos nuestras limitaciones. Solemos cometer errores, padecemos del cansancio, podemos tener algo de sobrepeso o ser demasiado flacos, nuestros rasgos están generalmente lejos de ser perfectos y los dragones de varios metros de altura suelen meternos algo de miedo. Por tal motivo, seremos -para muchas damas- individuos que no encuadran en los estereotipos de la expectativa que pueden tener del hombre de su vida.
Algunas mujeres podrán leer indignadas estas líneas y expresar -no sin razón- que no todas esperan eso de un hombre. Sin embargo, cabe remitirse a la reciente boda del Príncipe Guillermo de Inglaterra y Kate Middleton. Me llamó mucho la atención la cantidad de damas que la vieron y que luego expresaban sus opiniones sobre el vestido, los arreglos florales, la abadía, el peinado, el traje y, en muchos casos, lo afortunada que es la ahora Duquesa. Tales comentarios me parecen reminiscencias de las películas de Disney.
No crean las féminas que el presente post tiene por objeto criticarlas. No son ustedes las únicas víctimas del llamado "efecto Disney"; los hombres también lo sufrimos. Cuando nos preguntan cómo nos gustaría que fuera la mujer que nos acompañe, respondemos algo así como "Simpática, dulce, linda, buena, trabajadora y que cocine rico" (también solemos agregar algún detalle íntimo, pero no fue precisamente Disney quien nos metió esa idea). O sea, los hombres también tenemos altas expectativas en cuanto a mujeres.
La reflexión de estas líneas se avizora de manera evidente: O empezamos todos a actuar como si fuésemos dibujitos animados o tomamos más conciencia de la realidad. Nadie es perfecto y encontrar el amor implica, de ambas partes, estar dispuesto a convivir con las virtudes pero también con las falencias ajenas. Mientras eso no suceda, todos los príncipes y princesas que nos rodean seguirán siendo vistos como sapos.

17 comentarios:

Pupolina dijo...

Yo que creía que la mayor culpabilidad la tenían Corin Tellado y las novelas mexicanas...

El Fantasma de Belgrano dijo...

Bueno, no leí ninguna de esos libros ni vi esas novelas, así que no descarto tal posibilidad.

dijo...

'..y los dragones de varios metros de altura suelen meternos algo de miedo' jajaja
yo también vi ese grupo de face en algún momento, y opiné lo mismo. Quien lo creó, dio en el blanco. Es asi, es tal cual. Disney y sus personajes rosaditos y lindos hacen que uno se ilusione fácilmente con cosas inconsistentes.
Creo que no sé si es necesario tener toooodos los items que desarrollaste en el post, con un lindo palacio para vivir alegremente y pasar el resto de nuestros días sin trabajar, alcanza (ja!)

El Fantasma de Belgrano dijo...

O sea que Disney también tiene la responsabilidad de las mujeres que opinan cosas tales como "Yo con un tipo sin auto no salgo"?

Vesper Lind dijo...

Fantasma , Excelente post!!! es verdad que todos tenemos las expectativas demasiado altas , y tambien es verdad que esa mujer linda, dulce ,trabajadora que cocina rico existe, el problema es que esa misma tambien al tiempo es rezongona , o se levanta de mal humor, o esta histérica porque la vuelven loca en el trabajo, o le "duele la cabeza", en realidad a todos los principes y princesas que andamos sueltos por el mundo nos pasa "la vida" y eso si que es muy duro de admitir , lo principes rubios tambien se quedan pelados como William, y seguramente hasta Kate engorde unos kilos....
El gran error es no aceptar que la vida no es un cuento de hadas ... es una vida

Me recontra encantó el post!
Beso grande!

El Fantasma de Belgrano dijo...

Es absolutamente cierto, Vesper. El pack suele venir acompañado por cosas no tan deseables. Pero hacen a la persona. Y la vida no es un cuento de hadas. Le dejo la idea a algún escritor posta para que cuente las desventuras matrimoniales de Cenicienta y el príncipe, y su posterior divorcio.

Reina dijo...

Mientras iba leyendo pensaba en que los hombres también creen que las mujeres buenas son las dulces y castas princecitas sacrificadas... pero al seguir leyendo vi que también está incluído en el post...
Todos debemos bajar las espectativas... lo importante es conocerse y ver si la otra persona te gusta "tal como es" sin pretender que sea como nosotros esperamos que sea... o es o no es... pero NO se cambia... eso es lo que tenemos que entender...
Aquellas personas que esperan que el otro/a cambie por uno son las que sufren más... nadie cambia, cada uno es como es... sólo hay que encontrar el zapato que calce justo... pero no de cristal, el cristal se rompe al menor soplido...

Yo me quedo con los sapos... suelen ser los mejores... ;)

Vale dijo...

Aguante Shrek!

Lola dijo...

Sí totalmente de acuerdo.
Pero convengamos que sin irnos a Disney, digamos que Dan Brown y Sidney Sheldon (y por qué no, también la Lisbeth Salander de Stieg Larsson) suelen ser siempre inteligentes, bonitas, flacas y muy finas.
Digo, qué diferencia había si a la potagonista la hacían medio rellena de caderas e igual de inteligente?
Más del 90% de las mujeres vivimos en constante lucha con nuestro cuerpo (para adelgazar, para tener el pelo de la cabeza domado y desaparecido el resto) y eso nunca figura en ninguna heroina.
Me voy a pasar al bando de los padres que no permiten que sus hijos vean tele, me parece.
Saludos!

Café (con tostadas) dijo...

yo te tiro la que para mí es la pregunta fundamental:

estamos dispuestos a ser princesas o príncipes azules para el otro?

y te lo digo yo, que me peino una vez por semana si encuentro el cepillo.

no tenemos derecho a pedir lo que no estamos dispuestos a dar. Ahí está el primer punto (y reemplazá peinado por afecto, cariño, amor, respeto y consideración y la cosa se complica bas-tan-te!)

Dea L. dijo...

Simplemente genial. También Disney educa la personalidad de las niñas de forma completamente machista. Hay un documental en youtube en el que muestran cómo "La Bestia" agrede, grita y ejerce violencia, y aún así hay niñas que, al preguntarles que harían en la situación de "La Bella", dicen que lo ayudarían y se quedarían con él porque en el fondo es bueno.

A favoritos!

Alfonsina dijo...

jajja es verdad, maldito disney, amparo colectivo ya por daños y perjuicios, ese va a ser un nuevo grupo de facebook contra ellos jajaja

hormiga dijo...

sI, IGUAL..... el movimiento feminista está dejando atrás las pantuflas y la robe para las mujeres.... o... digamos... la economía mundial... o será que desde que las mujeres son consideradas personas empezó la debacle economica!? =)

Hugo dijo...

El Príncipe Azul existe, solo que destiñe al primer lavado.

Aplicable a ambos géneros.

Luz dijo...

Y no podría estar más de acuerdo jaja...Excelente Facu. Sencillamente genial. Hay un grafiti en el tunel de la estación Devoto que dice algo así como : "las princesas roban la libertad de tus hijas lentamente" Y ni hablar de los estereotipos de belleza que estas princesas imprimen en nuestras cabezas...Hay un libro de Sinay que me encanta (bueno en realidad dos..."Masculinidad Toxica" y "Misterios Masculinos") que hablan de la masculinidad real y de la responsabilidad que ambos géneros tenemos en la creación de estereotipos para un lado y para otro.

Clari dijo...

la verdad es que es muy bueno ese grupo y tiene mucha razón. los hombres no son esos que aparecen en los cuentos de disney tan perfectos.
yo vivo hace años sola en un apartamento en buenos aires y después de mucho tiempo de ver esas películas todavía sigo creyéndolo.. algo que nos imponen de pequeñas es muy difícil de sacárselo despues

Annie dijo...

Si bien amo Disney... es absolutamente cierto...
El happily ever after , medio que nos ilusiono un poco a todas y nos puso un chip con la info un tanto trastocada. Muy buen post!