domingo, 28 de junio de 2009

Preocupación

Nota previa: Como el fantasmagórico autor de este blog es un tipo muy original, el presente espacio no dedicará un post a las elecciones legislativas. Si usted pretendía encontrarse con uno, haga el favor de dirigirse al 98% de los blogs de este país.

"Fantasma, querés venir a cenar a casa que hace mucho que no nos vemos?", rezaba el mensaje de texto que me envió mi amiga. "Dale. En un rato voy para allá", contesté.
Llegué a su casa y la noté particularmente interesada en saber cómo estaba yo. Me preguntó de todo. Partiendo de mi situación laboral, pasando por la sentimental y culminando con mi estado de salud. Yo iba respondiendo a sus preguntas, mientras pensaba hacia mis adentros por qué me estaba interrogando sobre todo aquello. Era como si buscara que yo le contara algo en especial y ella no se animara a preguntármelo.
Continuamos dialogando y cenando hasta que en un momento se produjo esta conversación:
R: - Estoy muy preocupada por vos.
F: - (sorprendido) ¿Preocupada? ¿Por qué?
R: - Porque vi tu nick en el msn y decís que te querés morir.
F: - (haciendo memoria) ¿Te estás refiriendo a "Acabo de tener un sueños maravillosos en que yo morías"?
R: - Sí. Ése. Es terrible. Te invité a cenar para hablar de eso ¿Qué te pasa?
F: - Jajaja. Estemmm. Es una frase que dice Apu en un capítulo de Los Simpsons en el que tiene 8 hijos y está tan cansado que dice eso. No te preocupes; no tengo pensado suicidarme.

(Nota mental: Eliminar del msn a todos aquellos contactos que no vean Los Simpsons)

lunes, 22 de junio de 2009

Doble sentido

Existen frases o palabras a las que mi rebuscada mente les asigna siempre otro significado que el pretendido. Acá van unos ejemplos:

  • “Se acabó lo que se daba”: Frase que simboliza que se ha agotado una situación que permitía cierto goce o distracción. Al escucharla, mi mente se remite a las personas adictas al Clonazepan que se tomaron el último comprimido… “se acabó lo que sedaba”.
  • Morir en el acto”: Frase que implica que alguien ha fallecido en el instante mismo que causó su lesión. Desde ahora, a mí me remite a David Carradine, quien murió en el acto... sexual.
  • “Cerrado por Duelo”: Esta oración suele ponerse en la puerta de los locales que no atenderán al público durante ese día por haber acaecido la muerte de algún familiar o amigo. Yo siempre interpreto que el dueño del negocio se fue a tirotear con alguien.
  • “Osama”: Nombre de pila de Bin Laden, considerado el enemigo público número uno de E.E.U.U. y el hombre más buscado del mundo. Claro, a mí me remite a Dios, porque él también Os Ama.
  • “Pordioseros”: Dícese de los pobres, andrajosos y sucios que están en la calle sin tener vivienda propia. Siempre me pregunté quién era el responsable de que haya personas que sufran esta situación tan terrible. La palabra contesta la incógnita: fue Eros, el dios griego del amor. Así que ya sabemos que la pobreza es Por Dios Eros.
  • “Manutención”: Acción y efecto de mantener o amparar a algo o alguien. Esta palabra me hace pensar siempre en Emanuel Ginobili viviendo un momento de nerviosismo... Manu-tensión.

miércoles, 17 de junio de 2009

Momento de gloria

Corría 1992 y éste humilde fantasma cursaba su último año de colegio primario. Hasta ese momento, la escuela había significado para mí siete años de intachable conducta, boletines sobresalientes y algún que otro acto como abanderado.
Por otro lado, Walter -un compañero de grado- era el clásico bravucón que golpeaba a todo el mundo y que nadie quería. Pero ni yo ni mis compañeros nos atrevíamos a enfrentarlo porque ya medía como 1.75 mts. Además, lo cierto es que conmigo no se había metido nunca. Aunque yo veía la forma en la que trataba a los demás e iba juntando bronca contra él. Pero lo cierto es que le tenía miedo.
Un día, en un recreo, Walter se me acerca y me dice:
- "Che, fantasma ¿Y vos de quién estás enamorado?"
- "De nadie", le contesté parco.
- "Dale. Decime o te invento a alguien", insistió mientras me palmeaba el hombro como sólo los insoportables saben hacerlo.
- "Ya te dije que de nadie"
Entonces, Walter observó a quién tenía cerca y vio que Mercedes -justo la chica a la que yo amaba en secreto- se encontraba a un par de metros nuestro. Entonces vociferó:
- "Che, Mercedes, ¡el fantasma está enamorado de vos!"
De todas las chicas del grado tuvo que decírselo justo a la que de verdad me gustaba. La bronca que sentí en ese momento fue inmensa. Recuerdo que tanta fue la furia que cerré mi mano derecha con fuerza. Luego, una laguna mental. La siguiente imagen que recuerdo es a Walter tendido en el piso del colegio, con su nariz sangrando a caudales insospechados.
Todos mis compañeros se acercaron a mí, incrédulos. Lo cierto es que yo tampoco podía creer lo que había hecho. Me miraban fijo. Mercedes me sonreía. Yo no sabía qué decir, me resultaba imposible articular palabra. Al principio, fue un murmullo. Segundos después, 30 chicos del grado me rodeaban y gritaban "¡Fan-tas-ma, Fan-tas-ma!". Me alzaron en hombros de uno de ellos y dimos una suerte de vuelta olímpica alrededor del patio, con gritos, abrazos y cánticos.
Walter seguía en el piso con el tabique fracturado.

Este es el relato del mayor momento de gloria de mi vida. Mi autoestima nunca estuvo tan alta como en esos días. Ni un título universitario ni poder irme a vivir solo me produjeron tanta satisfacción como esa experiencia.
¿Y ustedes?, ¿cuál fue su momento de gloria?.

lunes, 15 de junio de 2009

Amor de película

El cine me ha dado algunas lecciones con respecto a las mujeres. Creo que con el paso de los años, fui teniendo una evolución en mis gustos. Se los voy a contar de forma fílmica.

Primero, sólo me atraía la cuestión física. Entonces me quedé embobado al ver a Cameron Díaz en "La Máscara". No les voy a mentir diciéndoles que me gustaba porque era buena actriz ni nada de eso; lo cierto es que estaba bárbara. Durante algunos años, fue la mujer que más me gustó en una película:


Después de un tiempo, las mujeres lindas me enseñaron que a menudo no tienen más para ofrecer que su propia belleza. Y muchas veces consideran erróneamente que ser bellas es una virtud en sí misma. Entonces, amplié mi mirada y me concentré en aquellas que fueran buenas personas e inteligentes. Ahí fue cuando me enamoré de "Amélìe":


Por último, comprendí que existe una escasísima cantidad de mujeres que reúnen ambas características. Encontrarlas puede insumir la vida entera, pero cuando se conoce a una de ellas, la vida entera es un precio que uno está dispuesto a pagar a cambio de la felicidad que brindan.
Por eso, hoy en día sólo puedo enamorarme de mujeres como Celine, de "Antes del amanecer" y "Antes del atardecer":



Y ustedes ¿de qué personaje de cine podrían enamorarse?

miércoles, 10 de junio de 2009

Desayuno fantasmal

Como ya dije en el segundo post de este blog, me encanta el pan con manteca y el pan con dulce de leche, pero me produce mucho asco la mezcla de esos componentes. La textura grumosa de esa combinación me parece francamente desagradable.
Lo mismo me pasa cuando ingiero un pancho. Me gusta que la salchicha tenga mostaza, o bien mayonesa, pero me da asquito esa mezcla de mostaza, mayonesa, ketchup y papas fritas.
Les estoy contando esto porque mi vida continúa en un invariable rumbo de venta de mis ideales. Por consejo de mi personal trainer (¡Dios, no puedo creer estar diciendo que tengo personal trainer!) debo desayunar lo siguiente: 4 claras de huevo, 50 gramos de avena instantánea y 4 cucharadas de mermelada, todo eso al sartén. Un verdadero asco.
Y pensar que yo no comía pan con manteca y dulce de leche juntos. Ahora no suenan tan mal comparados con mi desayuno.

domingo, 7 de junio de 2009

Contexto


Miro tu rostro mientras dormís y generás en mí muchas ganas de cuidarte, de protegerte. Tu pelo cae sobre tus hombros, como si también estuviera descansando. Tu respiración se refleja en tu pecho.
Inspirás en mí el más grande romanticismo del que soy capaz.
La paz que irradia tu expresión en este momento es absoluta.
Dan ganas de acariciarte, besarte y abrazarte.
Te preguntarás por qué no lo hago. ¿Por qué no me acerco a vos si estás a centímetros de mí? ¿si muero de ganas de hacerlo?.



El motivo es bien sencillo y se llama "contexto". El conjunto de modo, tiempo, forma, lugar y circunstancias que rodean a una situación.
Y yo todavía tengo los frenos inhibitorios suficientes como para tener en cuenta a ese contexto.


¡Maldito contexto!



viernes, 5 de junio de 2009

Leticia

Conocí a Leticia cuando yo tenía 18 años y ella 12. Ser amigo de sus hermanos hacía que la viera frecuentemente. Todos destacábamos su gran inteligencia, la que se hacía evidente aún siendo una nena. El tiempo no hizo más que confirmar que no sólo tenía una gran mente sino que también era una muy buena persona.
Con el pasar de los años, nuestro vínculo se fue estrechando porque ella había iniciado la misma carrera que yo estaba culminando. No éramos amigos, pero ambos coincidíamos en el bar de la facultad y ella aprovechaba para preguntarme sobre las materias que aún no había cursado y yo me burlaba de su inexperiencia.
Hace pocos meses, Leticia también se vino a vivir sola a la ciudad de Buenos Aires y rindió su última materia de Abogacía. Nos cruzamos en el msn y nuestra charla fue la siguiente:
Leticia:
Ahora que los dos somos capitalinos, deberíamos aprovechar para encontrarnos a tomar unos mates. Aunque vos vivís por el encumbrado Belgrano, yo vivo en un barrio, barrio, barrio de verdad: Almagro.
Fantasma:
Con tal de una merienda, yo iría a Irak. Imaginate si no voy a ir a Almagro.
Leticia:
jajaja, organizamos para un día de estos, te parece?
Fantasma:
Sí, buenísimo. Yo llevo las facturas.

Hace una semana, me informaron que Leticia falleció. La tristeza que me invadió fue inmensa. Saber que "un día de estos" no va a llegar nunca y que era tan sencillo llamarla y decirle "Voy hoy a tomar unos mates" me hace sentir un pelotudo que no sabe aprovechar el tiempo.
¿Por qué escribo ésto? Porque es hora de que vaya a rodearme de las personas que aprecio y que me aprecian, y no pierda más el tiempo en giladas.