martes, 3 de noviembre de 2009

Anécdotas infantiles

Las madres tienen la costumbre de contar una y otra vez las mismas anécdotas de cuando sus hijos eran infantes. La mía -por supuesto- no es la excepción. Cada vez que tiene la oportunidad de conocer a alguien de mi círculo social, se despacha relatando aquellas historias. Desde que me mudé solo, habrá cenado con unas cinco personas que vinieron a casa y que ella no conocía. A todos y cada uno de ellos les contó las mismas vivencias de mi infancia.

Considerando que los lectores de este espacio pertenecen a mi "círculo social virtual" y la gran mayoría de ustedes no conoce a mi madre, es justo que también sepan las anécdotas que les relataría si tuvieran la oportunidad de conocerla. Así que ahí van algunos ejemplos:

* Era la primera vez que el pequeño fantasmita viajaba en subte. Ante el molinete, mis padres me explicaron "Ponés el cospel en el agujerito y después empujás ese palo de madera para pasar". Siguiendo las indicaciones de mis progenitores, puse el cospel en la ranura y me dispuse a empujar el molinete, pero sin seguir caminando sino que me quedé quieto después de empujarlo. Obviamente, la barra que venía de atrás me pegó en la espalda dándome un golpe monumental y haciendo que mis lágrimas broten. Durante los años siguientes, me negué terminantemente a viajar en subte aduciendo que "la máquina me pegaba".

(Antes de que pregunten, mocosos impertinentes, un cospel era una moneda que había que poner en el molinete para pasar. No siempre existieron los subtepass ni las tarjetas magnéticas)

* Cuando tenía 9 años, mi familia y yo vivíamos a escasas cuadras de un aeropuerto militar. Por ello era común ver aviones militares volar muy bajo. Los que más se veían eran unos camuflados modelo "Hércules".

Iba yo con mi padrino caminando por la vereda cuando una de estas aeronaves pasó a unos doscientos metros de altura. Con mi dedo índice dirigido hacia el avión exclamé "¡Ahí va un Ulises!"

(El pibe ya mostraba conocimientos de mitología griega; lo que pasa es que se confundía)

* Más o menos por la misma época de la anécdota del avión, volvía este humilde fantasma junto a su mamá de hacer las compras en el supermercado. Unos metros más adelante -también junto a su madre- un niño albino iba caminando. A todo lo que me dio la voz y sin poder ocultar mi sorpresa grité "¡Mirá, ma´, un lesbiano!".

(Y bueno, son palabras parecidas. Bueno, no tanto, pero ustedes díganme que sí para hacerme sentir mejor)

¿Y ustedes? ¿Qué anécdota de su infancia se acuerdan?

55 comentarios:

andreita dijo...

Miles de anécdotas recuerdo, pero en particular una, debido a que aun conservo un elefante rosado -tamaño real andreita a sus 2 años- (aclaro que inanimado).

Rsultose que un día en jardín de infantes, la seño pregunto quien tenía y podía traer un elefante rosado –tenía que ser rosado el afrancesado trompis?- para la obra de teatro que realizaríamos, y, como la pendeja insurrecta que siempre fui, levante la mano (por supuesto no tenia tal mamífero rosa en casa)… lo que llevo a mi pobre padre a recorrer toda la ciudad para conseguir el bendito cuadrúpedo afeminado, por lo cual me es imposible deshacerme de el, primero porque es demasiado lindo y segundo porque nunca lo vi sufrir tanto a mi papá como ese día. Casi me mata, pero era tarde, ya había invertido demasiado en mi.

Somso unos pendejos de mierda" Eso somos! jajaja!

Besitos, Sr! (:

Srta. dijo...

Recuerdo que en aquella ciudad donde me crié los calores eran y son insoportables.
Como a todo chico, amaba la pileta pelopincho que mi mamá nos armaba en el patio de casa. Encima era grandísima! (bueno, ene sa época que lo veíamos todo desde allá abajo era enorrrme).

Cuestión que cada vez que volvía de la escuela con mi hermana corriamos a nuestra casa para poder llegar lo más rapido posible y zambullirnos. No sabe, Fantasma, lo mucho que me molestaba que cada vez que llegaba tenía que guardar la mochila, cambiarmey ponerme la maya!. Yo quería meterme YA!.

Entonnnnces hete aquí que un día (habré estado en tercer o cuarto grado) sin que mi mamá sepa, me puse la maya y arriba el guardapolvo! Y fuí así al cole (ojo, creo que también tenía una sandalias para no desentonar :P )

Y claaaro, no podía guardarme el secreto!. Se lo comenté a una compañera, necesitaba contar lo rebelde que era!. Y ella se lo contó a la seño, quién me hizo pasar un calor importante cuando me llamó aparte para retarme (y tmb llamó a mamá) :(. Capaz lo ven re tonto, pero me dió mucha vergüenza...

Beso! =)

Capitana del Espacio dijo...

Cuando leí cospel casi me pongo a llorar! Jaja

Anécdotas mil, pero puedo contar sobre mi primera desilusión amorosa a los 11 años. Asalto, semáforo, verde, beso en el cachete del chico más lindo de la escuela. Al día siguiente me convencen, le escribo una carta y se la dejó por debajo de la puerta y me siento en la vereda de mi casa a esperar. Cinco minutos después lo veo venir en bici, me emocioné, crei que iba a ser el mejor día de mi vida pero me equivoqué: no vengas nunca más a mi casa me gritó mientras me tiró una lluvia de papelitos (mi carta) sobre la cabeza... Pasaron años pero aún me duele :(

Besos!

Etienne dijo...

No de tan chico (tendría unos 8 o 9 años) sucedió lo siguiente:
En plena época de carnaval, lo más eran las bombitas de agua y en un momento con los chicos del barrio empezamos a apuntar a los autos que pasaban por la calle. Luneta trasera o puerta y a rajar! La última bombita arrojada por el pequeño intendentito, con tanta buena puntería penetró por la ventanilla baja de una camioneta peogeot blanca que empezó a darnos caza, enfurecido por el baño que había sufrido. Todos desaparecimos y luego de varios minutos de persecución, me alcanza. El tipo me agarraba del cuello y quería meterme adentro a la par que me amenazaba con llevarme a la policía. Yo, con las manos y los pies en el marco de la puerta, parecía un felino esquivando el baño...

El Fantasma de Belgrano dijo...

Andreita:
Tu padre te quiere, sabélo.

Srta.:
Yo que la señorita, te hacía desfilar en maya delante de todos tus compañeros.

El Fantasma de Belgrano dijo...

Capitana:
Pensá que ahora el pibe ese se debe estar queriendo matar porque le dijo que no a la famosa Capitana del Espacio!

Etienne:
Por tu foto, veo que el tipo tuvo más fuerza que vos y sí te llevó a la policía :P

Capitana del Espacio dijo...

Jajaj nooo, es uno de mis mejores amigos hoy y cada vez qeu le presenté a alguien se encargó de contárselo para humillarme! Jaja

Un año después tuve revancha y fue mi primer beso, todo SIEMPRE me cuesta el doble a mi! Ja

Besote

Emerald Eyes dijo...

Siempre fui amante apasionada de los gatos (los felinos eh!).
Cuando era bien chiquita, onda tres años, todos los findes íbamos con mis padres a GEBA. Una tarde veo un bichito extraño trepando un árbol y pregunto qué es... me dicen que es una gata peluda.
Rápidamente asocié al bichito con la familia felina q tanto amo y no tuve mejor idea que estanparle un beso.
Resultado: la trompa hinchada por la picadura del bicho!!!

Y bueno che!! no podían avisarme que de felino no tenía más que el nombre?!

Beso!!!

Alejandroooo dijo...

Fantasma, yo estaba por pedirte que me presentes a tu vieja porque quería decirle "señora, la felicito por tener un hijo tan inteligente" y vos me sacás toda la expectativa... Ahora me voy a encontrar con tu vieja y le voy a tener que decir "sí, señora, ya sé que el tarado de su hijo se golpeó con el molinete del subte, que se confunde a Hércules con Ulises y a los albinos con los lesbianos, no me hinche de nuevo con el mismo cuentito"... Me has decepcionado totalmente...

Además, se ha demostrado que tu condición de Fantasma es un mero fraude publicitario. Si fueras un verdadero fantasma, el molinete del subte te hubiera atravesado sin golpearte.

¿Anécdotas infantiles? Y... una vez mi hermano me hizo un gol de penal en el lavadero de mi casa. La "red" era la puerta de vidrio que daba a la cocina y el remate del delantero fue excesivamente violento para la resistencia del material. Aún recuerdo, en pleno invierno, un sábado al mediodía, a mi vieja saliendo de urgencia a buscar un vidriero antes de que cierren los negocios, para que no nos congeláramos de frío todo el fin de semana.

Natalia Alabel dijo...

Fantasma, por casualidad ud vivía en Palomar o Ciudad Jardín? Por la Base aérea, pregunto. Yo soy originaria de esos pagos.

Café (con tostadas) dijo...

nah... de las de la infancia propia paso (?) pero lo del albino me hizo recordar la vez que un flaco, en un intento de putear a una mina (ambos manejando) por un temita de semáforo, le gritó a lo bestia: 'sos lesbiana?!?!?!?!' queriendo tratarla, claramente, de daltónica.

cosas que pasan....

La solitaria dijo...

Tus anécdotas infantiles son mas que graciosas, en serio! Y la última se lleva todos los premios!

El Fantasma de Belgrano dijo...

Capitana:
La venganza es un plato que se come frío, dicen por ahí.

Esmerald:
Jajaja! Buenísima la anécdota!
Además, sos la primera persona que me cuenta que realmente las gatas peludas pican. Yo pensé que era un mito.

El Fantasma de Belgrano dijo...

Alejandroooo:
Bueno, pero entonces el que iba a fallar en la charla con mi madre eras vos. A vos solo se te ocurre pensar que yo soy inteligente!

Natalia:
Sí, exactamente. La anécdota de los aviones sucedió a unas diez cuadras de la base aérea de Palomar (yo vivía para el lado de Haedo, sólo viví un año por allá).
Todavía recuerdo que los sábados a la mañana iba allá para ver a los avioncitos de aeromodelismo.
¿Habremos hecho 4º grado juntos? :P

El Fantasma de Belgrano dijo...

Café:
Y vos me hiciste acordar que una vez escuché a una madre muy orgullosa decir que su hijo sabía 3 idiomas. "Es un troglodita", dijo en lugar de "políglota". Yo no podía más de la risa.

Solitaria:
Comprendeme; era un niño especial :S

Natalia Alabel dijo...

No sé, quizá...tengo 26, hice la primaria en la Escuela 28. En cuarto grado vino un chico que estuvo ese año y no volvió (a decir verdad, lo trataban bastante mal los demás niños)

aleja -. dijo...

que lindo blog!.
me hiciste reir mucho
me acordé ahora, que me paso cuando iba al cole y habia un niño que me molestaba mucho .. y me habia cansado entonces le dije,"dejame de molestar tarupido!" jaja ( quise decir tarado y estupido).

Un beso grande!.

El Fantasma de Belgrano dijo...

Natalia:
Yo fui maltratado, pero por otros niños :P
Tengo 29 e hice 4º grado en la escuela Nº 78.

Aleja:
Tarúpido es un muy buen mix, hay que confesarlo.

dreamerchinn dijo...

jajajjaaj un lesbiano! mori de risaaa!
Tengo muchas anécdotas tb...pero la q mi vieja repite hasta el cansancio, es que una vez cuando yo tenia 3 o 4 años me encontró en mi cuarto rodeada de las fotos de su casamiento llorando a moco tendido...y cuando me preguntó xq demonios yo lloraba...le contesté: no me llevasteeee! buuuuaaaaa!
Saludos vecino, de otra belgranence.

Yoni Bigud dijo...

No se queje. Por lo menos su mamá no cuenta cosas tales como "el nene se meaba en la cama hasta los siete años", "tenía un amiguito y decía que era su novio", etc.

No, oiga... mi mamá no cuenta esas cosas. No las cuenta porque no las hice, ¿qué se piensa?

¡Eh! Vuelva...

Anónimo dijo...

cuando era chiquita (hace tanto ya que casi ni me acuerdo) mi madre siempre me ponia vestiditos. viviamos en una casa en primer piso y se me dio por pasar del otro lado del balcon y quedar colgando , por supuesto los vecinos se paraban en la vereda horrorizados por si me caia y yo les decia que salgan que me estaban mirando la bombacha.
Rosita

Flori dijo...

¿Tienen que ser de la infancia?

Digo, porque hace dos años me pasó algo muy raro. Usté verá, yo tenía que escribir una oración basándome en un dibujo. Mi oración fue "las jirafas beben agua en el arroyo".

Mis amigas se reían. Lloraban de la risa. No me podían hablar. Porque habían leones corriendo por la pradera (en el dibujo), elefantes descansando bajo unos árboles, y algún que otro bichito más. Ni señales de mis jirafas.

¿Sabe usté quiénes eran las que tomaban aguita?
Unas cebritas.
¿Jirafas? Pff, bien gracias.

El Fantasma de Belgrano dijo...

Dreamerchinn:
Si hubieras nacido antes de que tus padres se casen, tendrías razón en el reproche :P

Yoni:
Lo siento, pero ya salí corriendo :P

Onirica dijo...

Yo tendria que hacer un post con mis anecdotas, son terribles. Pero si queres te cuento algunos ajenas.

Mi hermano menor a los 3 años vio a mi mama afeitarse, quiso hacer lo mismo y el unico pelo que encontro en la cara fueron las cejas, y asi fue como se las afeito y tengo fotos que lo documentan.

El Fantasma de Belgrano dijo...

Rosita:
Tus prioridades son muy extrañas. Preferís que no te vean la bombacha antes de morir! :S

Flori:
Por ahí las cebras tenían su cuello tan estirado para beber agua que parecían jirafas :S

Tachameladoble dijo...

Lo del albino me hizo largar la carcajada!! jaaaaaaaa!

No puedo quejarme. Mis padres siempre han sido muy ubicados en ese sentido.
Aún cuando son unos hippies impresentables.

María dijo...

Me encantó la del Ulises!!

Anécdotas propias no recuerdo, será porque podría ser tu madre.

La mía cuenta que una chica que trabajaba en casa ayudándola con la limpieza de la misma, se había propuesto enseñarme a hablar -con lo cual deduzco, no tendría más de tres años- y pasaba horas diciendo: --María, decí ...., María, decí.. y así repetía como un loro cada palabra que ella me mencionaba, hasta que salté de la silla le excamé Teresa, decí Galela? (apellido del almacenero del barrio)

El Fantasma de Belgrano dijo...

Onírica:
Lo que tenés que hacer es postear esas fotos urgente!

Tachame:
"Hippies mugrosos", diría Flanders.

María:
Mucho peor hubiera sido que ella te diga "Decí papá" y vos contestaras "Galela" :S

Anónimo dijo...

sr. fantasma:
la belleza ante casi todo aunque tenía solo cinco años no tenia idea que podia lastimarme si me caia.
es asi como para meterme al balcon me agarraron de los pelos porque era del unico lugar que me podia agarrar sin que me caiga
rosita

LadyMarian dijo...

Mi madre suele contar anécdotas para advertir de peligros a otras madres jóvenes. Entonces generalmente relata cuando me metí naftalina en la boca o cuando me tragué una hebilla cuando me estaban cambiando los pañales. La idea es asustar a la madres jóvenes contándoles que mi padre me tuvo que agarrar de los tobillos y ponerme cabeza abajo. Ella entonces metió un dedo en la garganta y fue arrastrando la hebilla, que era una barrita dorada con “dientitos”, como las que se usaban antes (me lastimé la garganta y no hablé por varios días). En realidad son anécdotas para asustar, porque en el último caso me había empezado a poner azul.
Por supuesto, como toda madre, se tiene que mandar la parte de lo maravillosos que son los hijos. En estos casos cuenta que al comenzar primer grado sabía leer perfectamente la última página del manual porque había aprendido a leer a los 5 años. Sí, seguramente me consideraba una superdotada por eso.
Y otra anécdota que cuenta, en este caso divertida, es cuando en un momento de descuido agarré la escoba del barrendero e iba caminando por la calle con la escoba en la mano.

El Fantasma de Belgrano dijo...

Rosita:
Y no te enojaste con tus padres por haberte agarrado de los pelos y despeinarte? (digo, por tu creencia de que la belleza está ante casi todo :P)

LadyMarian:
Chiste fácil: y saliste volando con el elemento de trabajo del barrendero? :P

LadyMarian dijo...

No, en esa época todavía no. Es que no nos dejaban sacar carnet de conductor tan chiquitas. Después aprendí a volar pero nunca usé una de barrendero... soy una bruja con nivel, por favor!

Romina E. dijo...

Siempre pido que si llegara a ser madre mi hija no sea lo terrible q era yo.
EN la casa de mi abuela habia un enchufe q no andaba, y yo tenia clavitos, logicamente los clavos entraban en la ranura del enchufe sin ocasionar problemas. Despues de esa experiencia queria intentarlo en todos los enchufes, me vivian corriendo y vaciando los bolsillos para sacarme los clavos (q encontraba tirados en la calle).
En una estanteria de un negocio de mis abuelos (viviero), en el ultimo estante habia una botella con muhos colores q logicamente llamo mi atencion, así q trepe para ver q era lo q ocasionaba eso, como era chica y estaba mal agarrada me tire la botella de acido encima. Mi tio justo me vio al realizar la manibra y gracias a eso solo tengo 2 manchas en la pierna...
Hay mas pero sería mucho..

Anónimo dijo...

sr. fantasma:
no recuerdo nada tengo totalmente nublado que ocurrio despues. ahora la belleza no es lo mas importante por supuesto ( si la celulitis hablara seria poliglota)
pero me resbale y me golpee la cabeza por robar un perfume
en esa epoca se ve que la belleza era lo unico

Anónimo dijo...

me olvide de firmar lo de la bañera tambien fui yo
rosita

Pupolina dijo...

JAJAJA UN ULISES!!! UN LESBIANO!! Después cuando se me pase la risa te cuento.

De todas maneras lo que tiene costumbre decir mi madre cuando viene alguien es "Pupolina no te lava un plato". A pesar de que no lavaré los platos pero lavo ropa, limpio, etc.

El Fantasma de Belgrano dijo...

LadyMarian:
Pero qué mal pensada, che! Cómo se te ocurre que te quise decir bruja? :P

Romina E.:
Tengo algunos clavitos para regalarte, querés? :P
Otra cosa, tus abuelos le tiraban ácido a las plantas que vendían? :S

El Fantasma de Belgrano dijo...

Rosita:
Ah! Te golpeaste la cabeza! Con razón! :P

Pupolina:
No intentes compensar. Lo único que importa acá es que no lavás un plato :P

Anónimo dijo...

sr. fantasma:
siii desde ahi que la belleza no es lo primero
pero no deja de ser importante tampoco es cuestion de ir en ojotas al super uno nunca sabe ...
rosita

Anónimo dijo...

fantasma, sos un groso, ahora decime el nombre Angélica, de que personalidad te da?

Romina E. dijo...

No tengo idea de para que usaban el acido realmente, si que lo cambiaron de lugar.
Ahora gracias a los clavitos corto la luz hasta para cambiar una lamparita...
Sdos!

María dijo...

JUA!
Sos muy ocurrente, espero que no lo tomes como una adulación.

El Fantasma de Belgrano dijo...

Rosita:
Yo voy en ojotas al super y quedo re "sesi" :P

Anónimo:
Todas las Angélicas fuman y crean complejos con síndrome de inferioridad en sus hijos.

El Fantasma de Belgrano dijo...

Romina E.:
Para mí que usaban el ácido para quemar tus clavos!!!

María:
No te preocupes, no tomo como adulación ni siquiera cuando me adulan!

Andrea dijo...

uy... miles... te voy a dar los primeros ejemplos q me vienen a la cabeza.. para no acaparar tanto...

una vez sentada con mi mamá en la vereda de mi casa y le pregunto a viva voz "má.. ese es un señor o una señora" haciendo referencia a una vecina que pasaba por la calle y vivia a solo unas casas de la mia... mi mamá me quería matar jajaja...


otra.. habré tenido unos cuatro años y no se porque estaba sentada en el piso al lado de un enfuche con una pinza de depilar en las manos (?¿) miré la pinza´: tenía dos patas... miré el enchufe.. tenía dos agujeritos... resultado: gracias a Dios mi papá tiene puesto un corta corriente sinó no contaría esta anécdota el día de hoy...

Onirica dijo...

Esa foto esta posteada en Julio del añó pasado, fijate en el archivo, hice tres post con fotos viejas que se llaman "volver al pasado y cargarse de risa"

Soledad dijo...

no es mía... es de una de mis hijas.
Teníamos un frasco casi lleno de caramelos de goma, de todos colores, muuuy tentadores. Al día siguiente vamos a buscarlo y no quedaba ¡ni uno!
Ella se había quedado levantada, cuando le pregunto me contesta...
ME LOS COMIMOS TODOS!! todavía nos estamos preguntando quienes eran los otros!!

Anónimo dijo...

sr fantasma y si hace un post sobre vestimentas como son y deberian ser ?
rosita

Ari dijo...

Me tragué un cacho de teléfono. Cómo me asusté!

El Fantasma de Belgrano dijo...

Andrea:
Por ahí fue la electricidad de esa vez la que te generó el problemita de dar señales inexactas a los hombres que te gustan :P

Onírica:
Vi las fotos. Históricas!

El Fantasma de Belgrano dijo...

Soledad:
Tu hija tendrá doble personalidad? :S

Rosita:
Alguna vez, en otro blog, hice un post sobre vestimenta femenina del invierno. Pero hacerlo extensivo a la personalidad me costaría mucho: no sé nada de mujeres y menos de ropa :S

Ari:
Y desde ese momento estás "ocupada", no? :P

Anónimo dijo...

sr. fantasme solo de hombres por favor con la femenina nos hacemos lio solas y si les preguntamos como nos queda siempre se generan conflictos
rosita

eMe dijo...

Jajaja geniales las anécdotas!!! Yo conocí los cospeles, te acordás que venían en un blister??? qué tremendo andar con eso.
Bueno, tengo millones de anécdotas porque era bastante inquieta y temeraria (quién lo diría!), pero puedo contarte dos de mis preferidas:

1.- eMe en Bariloche, 3 años, trenzas y overol para potrear, sale a jugar y se cruza con un gran danés más alto que ella misma. Lo agarré a cachetazos al grito de "salíiiiiiiiiii, nena chusta".
Mi mamá todavía está pálida del susto porque aunque le gritaba que me asustaba, lo cagué a golpes!!!

2.- eMe adoraba trepar árboles, ventanas y todo lo que tuviera altura. Al lado de la casa de mi abuela había una empresa de mudanzas enorme, con camiones enormes y también me trepaba ahí.
Eran camiones de los antiguos y algunos no tenían techos. Pues bien, un día me buscaron HORAS porque yo estaba ADENTRO de la caja del camión y con tal de que no me retaran no respondía los llamados.
Cuando vi la cara de susto de mi abuela me quise morir :( pero seguí igual de revoltosa ;)

Beso Fastasmín!

Germán dijo...

Esto es largo pero fue algo que escribi en un blog que tenia y hace cinco años no lo sigo, capaz me animo y sigo... yo tenia unos siete u ocho años, era verano y no hacia menos de 55 grados a la sombra, a la vieja se le ocurrió salir de compras por San Fernando, recuerdo que era una avenida llena de negocios y puestos callejeros, recorrimos, miramos y compramos algunas cosas, hasta que paramos frente a una casa de disfraces, chascos y esas cosas y ahí nomás me puse como loco, como para mi no habíamos comprado nada que me gustara, imagínense un chico de esa edad solo quiere juguetes, Nada de ropa o calzado, entonces me arrime arrastrando a mi pobre madre hacia el local, y empecé con el típico “quiero, quiero, quiero!!!”, en realidad yo quería romper las bolas, no importaba que me comprara así sea un disfraz del zorro, de batman, de superman o de hormiga atómica, yo quería que gastara algo para mi, pongámonos en situación, háganse la idea que una albóndiga de 8 años a los gritos pelados parado en la puerta de un local, yo que mi madre me hubiera traído a casa a patadas en el trasero, pero ella no, con toda su dulzura me dijo “camina para adentro antes que te baje los dientes”, mire un par de boludeces pero nada me gustaba, hasta que descubrí unas bombitas de olor, mi maligna imaginación ya sabia donde usarlas, en el colegio, en plena misa, etc. Mi vieja con una explicación de un nivel psicológico admirable me dijo “ni borracha que estuviera te compro esa porquería” pero me puse tan insistidor que calculo que si seguía a los gritos en el local, los dueños me la hubieran regalado, como un coronel triunfante de una guerra salí de ahí con 5 bombitas de olor. Como las quería tener yo, me las puse en el bolsillo de la camisa, nos íbamos caminando hacia la parada del colectivo, cuando note que mi zapatilla derecha no tenia echo el nudo, me arrodille para atarme los cordones y justo se me cae una de las cápsulas y se rompe frente a una farmacia, cuando Doña Carmen vio eso me agarro de cogote y me arrastro como tres cuadras, íbamos tan rápido que ni las baldosas tocaba con los pies, les juro que el olor de estos chascos eran insoportables, fue una de las cosas mas feas que olí en mi vida, nos paramos a descansar, y a los treinta segundos, volvimos a sentir ese olor, me fije si quedaban las 4 restantes y estaban sanas y en mi bolsillo, ahí escuchamos la voz de una vieja que nos siguió, y le dijo a mi mama, “Sra. Se le cayo el remedio del nene”, la cosa que la anciana nos dio charla con el inodoro en miniatura en la mano y no se percataba de lo que salía de ahí, estaría resfriada?, seria humana?, tratamos de explicarle que eso no era nuestro, y la tipa insistía “pero se le cayo, yo lo vi, hágaselo tomar que quedo un poco...” yo transpiraba como si estuviera en el desierto con un tapado de piel, mama me miro y dijo “no seria mala idea que lo tomes, así te curas de esa manía que tenes...”, pero por suerte al finalizar esa frase, comenzó a reírse como jamás la vi, me dio un abrazo y un beso y me dijo que no me asuste que era una broma, me regalo una maravillosa sonrisa y nos fuimos tomados de la mano y dejamos a esa señora hablando sola.
Un abrazo

Paulina dijo...

Estimado Fantasma, le jode que cuando conozco gente de su círculo le cuente que no quería convidarme frootloops de niña?? Que los ponía sobre la heladera y odiaba a su madre por ofrecermelos..? O sea, que destaque su egoísmo de pequeño y deje en evidencia que no tiene corazón directamente y no es como Ivan Noble que dice: "No es que no tenga corazón, es que hace rato no lo uso"?? jajajaja