miércoles, 16 de septiembre de 2009

Milagro matemático

Viene dando vueltas por mi mente la idea de la multiplicidad de variables que deben darse para que las vidas de las personas desconocidas se crucen. Coincidir en un mismo lugar y en un mismo tiempo es -de por sí- difícil. Depende de la hora a la que uno se levante, qué actividades tenga que realizar ese día, la velocidad de sus pasos o de su vehículo, el camino elegido para llegar a destino, la rapidez con la que uno desayune, etc. Y todo ello sumado a la misma cantidad de etcéteras de las otras personas.

Todas esas variantes harán que sean esos individuos y no otros con los que nos crucemos en la calle, en el subte, en el consultorio médico, en el ascensor, en la vida.

Y tal entramado causal es necesario sólo para cruzarse. Sin embargo, compartir el mismo contexto espacio-temporal no alcanza para conocer a alguien. También es necesario que una gran cantidad de circunstancias se produzcan para que alguien deje de ser una persona que nos cruzamos por la calle para pasar a ser nuestro amigo o nuestra pareja o nuestro enemigo. En ese aspecto también juegan el sentido del humor que tengamos ese día, las palabras que utilicemos para comunicarnos, lo bien o mal que nos caiga la cara del otro, compartir o no determinados gustos y demás.

En síntesis, conocer a las personas es un milagro matemático. Un increíble número de eslabones que se unen para producir ese encuentro. Cierto es que uno maldice a este milagro matemático cuando se cruza con determinado tipo de gente, pero no por ello deja de ser un maravilloso efecto dentro de una enorme cantidad de causas.

Tomar conciencia de la multicausalidad ayuda a valorar más lo cotidiano… y la suma de lo cotidiano conforma lo que llamamos “nuestra vida”.

20 comentarios:

fians4k dijo...

Me hiciste acordar de la chica rubia, flequillo bien marcado, lentes, botas marrones y saco largo que me cruzaba todos los días exáctamente en el mismo punto geográfico de la ciudad. Nunca dejo de asombrarme como cuernos era que nos cruzabamos siempre en la misma esquina, prácticamente en la misma raya de la senda peatonal de 9 de Julio. Weird, huh?

Sofía dijo...

Me hicisite acordar a Dolina hablando de las escasas posibilidades matemáticas de que la persona que amamos al mismo tiempo nos ame a nosotros.
Las casualidades a veces nos cambian la vida... "como un rayo, para siempre, para lo que fue y será"

LadyMarian dijo...

Este tema del azar en las parejas está en la película "Serendipity", de John Cussack. Muy buena comedia romántica! El único defecto es que falta interacción entre los dos justamente por el mismo argumento: se conocen, se despiden (los dos tienen sus parejas) y dejan librado al azar de una forma especial que el destino los reencuentre.

Julia... dijo...

Me ENCANTO esta entrada. Una gran, gran observación, Sr. Fantasma.

Blonda dijo...

Comparto...es más, hace unos meses escribí sobre el tema (se ve que también me lo planteo), en un post que se llamaba Uno entre mil.

Muy acertado lo suyo.

Beso grande.

La solitaria dijo...

Me encantó, en serio. Nunca lo había pensado de esa forma.

Ava Gardner dijo...

si si... iba a decir lo de Serendipity...

Ay... el azar, el azar... sería perfecto si no fuera porque incluye cosas trágicas como accidentes o fatalidades que ocurren...

Creo que todos los días me enamoro de estos desconocidos de la vida.

Jane dijo...

Waw la verdad que nunca me lo puse a pensar, imaginate cuanto ams dificil es entonces encontrar al amor de tu vida, esa perosna compatible con vos y que enciam le pase lo mismo..
puff una ecuacion de la puta madre!

valentina dijo...

yo creo que es una cuestión de química o piel, te acercás indefectiblemente a alguien y no sé porqué, pero hay alguna cuestión que te atrae, a mí me pasa que casi todos mis amigos son gay, y si voy a un lugar donde hay 200 personas, al lado mío siempre se sienta quién es gay. Es atracción química creo.

Sebas dijo...

"Serendipiy" a full. Tenés mucha razón con eso del humor. Y no hablemos de las casualidades. O causalidades. Un mouse y un clickeo casi al azar te pueden cambiar la vida.

Etienne dijo...

Es real, si uno se pone a pensar que posibilidades hay de que nos crucemos, luego que nos agrade fisicamente, luego que se dé la oportunidad del diálogo, luego la atracción filosófica y finalmente la constatación de la reciprocidad.
Una cadena de hechos altamente improbable...

German dijo...

Facundo Cabral y yo pensamos lo mismo que vos, muy profundo este post me intriga saber que te llevo a escribirlo, en que pensaste o que te llevo a escribirlo.

El Fantasma de Belgrano dijo...

Copio y pego la frase a la que se refiere Sofía en su comentario y que se aplica también a muchas de las cosas que dijeron los demás:
"De cada mil personas que pasen por esa puerta -decía- acaso nos conmueva solamente una. Del mismo modo, quizá solo una entre las mil tenga a bien impresionarse con nosotros. La cuenta es sencilla: sin contar percepciones
engañosas y desilusiones posteriores, la posibilidad de un amor correspondido es de una en un millón. No está tan mal, después de todo."

Pupolina dijo...

Todo el tiempo mientras leía esto pensé en el juego de los Sims.

Es increíble como puede cambiarnos la vida incluso el hecho de detenernos un segundo a atarnos los zapatos, de quedarnos 15 minutos haciendo fiaca, o de elegir entre medialunas de grasa o de manteca.

eMe dijo...

No sé Fantasma, si termino de estar de acuerdo.

"Déjemeló" pensar ;)

Azu dijo...

Excelente texto!!

Una vez escuché: "todo pasa por algo" así sea una mirada, un saludo o un encuentro, está todo friamente calculado, hasta podría llamarse "destino" no?

Saludos!

Azu dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Azu dijo...

El comentario anterior, lo suprimi yo, porque salió doble, por las dudas aviso jeje
;)

killer queen dijo...

"la posibilidad de un amor correspondido es de una en un millón" ....wouw! me hicieron sentir re especial! :)
Lo explicaste re claro!,..esas pequeñas "casualidades", pasan por la vida casi sin darnos cuenta pero son TAN especiales!

Andrea dijo...

uyyy que tema apasionante... siempre me desveló como es posible que haya tantas posibilidades para todo y nunca sabemos cual es la correcta.. nunca sabemos si esa persona que nos cruzamos una vez sin siquiera casi mirar puede ser la persona que estamos buscando como locos... y esa persona que perseguimos hasta el cansancio no nos sirve para nada...

es muy complicado todo... pero vale la pena!!!